¿Por qué un comunicador interno es tan valioso para la empresa?